El 17 de mayo es el día festivo más importante en Noruega, y afortunadamente Greg, Evan y yo estuvimos ahí para presenciarlo. En Tromsø, es justo este día en el que uno puede ver mucha gente en la ciudad (especialmente comparando con cualquier sábado o domingo en la mañana en los que las calles vacías semejan el apocalipsis). El 17 de mayo está lleno de desfiles en el centro de la ciudad, y en estos participan niños pequeños (en el llamado desfile de los niños), adolescentes y adultos (en el llamado desfile de la gente), con representacion de varios grupos deportivos y de servicio comunitario como cuerpo de bomberos y policía.

Todos llevan una bandera nacional en mano (¡nosotros también!) y la mayoría de la gente se arregla elegantemente para la ocasión, portando la vestimenta tradicional (llamado bunad) de las diferentes regiones del país, incluyendo por supuesto, la vestimenta tradicional de la gente Sami (ve la foto de arriba). Fue un espectáculo muy lindo, con muchas risas, música y entretenimiento tanto para los participantes de los desfiles, como para los espectadores.