Estamos ya bien entrados en la primavera en Tromsø, con temperaturas en abril y mayo más altas que el promedio, y muchos días soleados también. La nieve en la ciudad se ha derretido casi por completo. Hemos cambiado las llantas con clavos (para el invierno) de nuestras bicis por llantas normales. A mediados de abril, la primera vez que la temperature fue de 10°C, Greg declaró que era hora de usar shorts y playera (foto en la izquierda). Y tan solo hace 4 días estuvimos a 23°C… ahora sí, a usar shorts y playera! Ya no hemos tenido temperaturas bajo cero ni siquiera en las noches. De hecho, ya no hay noches en Tromsø. Tenemos aproximadamente 22 hrs de luz estos días, con las otras 2 hrs de una muy brillante penumbra. No ha habido noche desde el 27 de marzo. Los pájaros se despiertan (y me despiertan, qué fastidio son) a las 2 am cuando el sol sale.

Ya sin nieve y siendo los días tan agradables y afortunadamente en su mayoría despejados, la gente en Tromsø ha vuelto a armar tomblings (trampolines) en sus jardines (foto de la derecha), ésa es la prueba real de que el invierno se ha terminado :).

La temporada de esquiar en Tromsø ya también se ha terminado – afortunadamente todavía tuve oportunidad de ir a esquiar hace una semana, el 5 de mayo, en los senderos para esquiar cerca de nuestra casa… estos senderos ya no estaban “arreglados” para esquiar, pero no estuvo mal. Y tal y como la temporada de esquiar ha terminado, nuestro tiempo en Tromsø también está llegando a su final. Nos queda solamente una semana en el hermoso norte de Noruega, y ya hemos empezado a empacar. Quiero llenar una maleta con papitas de Sørland sabor pimiento, varios tipos de knekkebrød (deliciosas galletas planas y crujientes a las que Greg llama comida de pájaros), lefse, bollers (bollos dulces) y kanelsnurrer (cinnamon rolls), pero desafortunadamente no hay espacio así que tendré que regresar a Tromsø tarde o temprano. Quiero también traerme los increíbles trajecitos acolchonaditos para el frío que Evan usa día con día en la guardería, pero los inviernos en Seattle no justifican el esfuerzo, ni modo.

Y aquí tres cositas simpáticas:

  • Un ejemplo de los enunciados trilingües de Evan: “Ha det mucha people”, que lo dice cuando salimos de un lugar lleno de gente.
  • A Evan le encanta jugar futbol. Tiene dominados una serie de patadas, incluyendo patadones leves, altos, y hacia atrás. Para nuestra sorpresa, no ha roto nada en la casa, aún. Estoy empezando a aceptar que pronto me convertiré lo que en Estados Unidos llaman “soccer mom”. Aunque tengo esperanzas aun de que pueda también ser una “basketball mom” :).
  • En Noruega se comen tacos los viernes: “Taco Friday” le llaman. En Estados Unidos se practica el “Taco Tuesday”. Afortunadamente en México no hay día asignado para comer tacos.