El 31 de Marzo se registró en Tromsø el máximo nivel de nieve acumulada este año, con 118 cm. Este número excedió el nivel máximo registrado el año anterior, el primero de Abril de 2017, con 98 cm. Ese fin de semana estábamos de vacaciones ya que era Pascua. En Tromsø estas vacaciones se toman muy en serio: la ciudad prácticamente cierra todas sus tiendas y servicios (incluyendo guardería) desde el miércoles anterior al Jueves Santo hasta el lunes después del Domingo de Pascua, volviendo a la “normalidad” a partir del martes. Es como el apocalypsis zombie, sin los zombies.

Evan ya había celebrado la época de Pascua en su guardería por varios días antes de las vacaciones, conociendo al conejo de Pascua y buscando huevos por ahí. Un fin de semana anterior al apocalipsis fuimos a un centro comercial en el centro de Tromsø, en donde la ciudad organizó una cacería de huevos. Llevamos a Evan al área de juegos, Greg y yo nos compramos un café, y empezamos la búsqueda de huevos ahí. Afortunados que somos, encontramos cada uno un huevo que contenía un premio sorpresa adentro que resultó ser un vale intercambiable por un café, y un vale por una entrada al área de juegos… ja. Afortunadamente se podían canjear los premios otro día.

El fin de semana de Pascua fuimos a Kilpisjärvi, una ciudad pequeña en el norte de Finlandia (aprox. 170km de Tromsø) en donde las temperaturas seguían oscilando entre -26oC en la noche y la mañana, y aprox. 7oC al medio día. Rentamos una cabaña junto al lago congelado de Kilpisjärvi, con senderos para esquiar. El lago es muy popular entre los noruegos amantes de las motonieves, pues aparentemente en Noruega uno necesita una licencia especial para conducir motonieves, y en Finlandia no. Entonces los turistas noruegos abundaban ahí. En Finlandia la Pascua no se celebra, así que las tiendas y servicios estaban abiertos y disponibles todo el fin de semana. Fuimos muy buenos turistas en el único supermercado de Kilpisjärvi, comprando casi todo lo que pudimos encontrar de los personajes de los Moomins – una caricatura finlandesa que trata de las aventuras de una familia de trolls blancos y redonditos con la nariz muy grande (parecen hipopótamos) y de sus amigos (para mayor información de los Moomins, haz click aquí). Compramos café de Moomin, té de Moomin, calcomanías de Moomin, dulces de Moomin y jugo de manzana de Moomin. También vimos un par de episodios de los Moomins en la cabaña. Pero nuestra actividad destacada en Kilpisjärvi fue esquiar (cross-country) y nos la pasamos de maravilla haciendo justo eso (la foto de la izquierda muestra a Greg jalando a Evan durante su siesta). Greg también optó por ir a esquiar una de esas mañanas para “poder saber qué se siente esquiar en temperaturas de -25oC”. Él dijo que no estuvo tan mal, y que más bien tenía mucho calor mientras esquiaba. Yo no me habría animado a salir a esquiar con ese frío ni aunque me hubieran pagado.

Regresamos de Finlandia a un Tromsø con temperaturas de primavera: “cálidas” y muy soleado, aunque aún con bastante nieve a nuestro alrededor. La foto de la derecha muestra a Greg y a Evan caminando por la playa Telegrafbukta en el sur de Tromsø, tras volver de nuestro viaje de Kilpisjärvi.  El sol ya está haciendo su magia y Tromsø continúa siendo una ciudad preciosa, en particular ahora que estamos entrados de lleno en la primavera.